.
::

Complejo Industrial

Instalaciones industriales y puerto

 

Se trata de un conjunto compacto de edificios de clara identidad industrial, tanto por sus características materiales, constructivas y tipológicas, como por su organización de conjunto y elementos emblemáticos de dichas arquitecturas: presencia de chimeneas, caminería interior al conjunto, elementos mecánicos de clara referencia funcional, etc. Cercanos, aunque separados de la mayor concentración edilicia, se encuentran otras instalaciones, más dispersas en el espacio, pero igualmente vinculables al establecimiento industrial, en términos visuales: tal es el caso de los depósitos de combustibles, del edificio de la herrería, entre otros.

El recinto fabril considerado como tal integraba unas 20 hectáreas, e incluía variadas dependencias industriales que convivían con otros usos como la vivienda, aunque en menor medida. Hoy esa área es fácilmente reconocible, aunque sin los límites físicamente tan delimitados, adentrarse en ellos es una experiencia de creciente interés.

Tanto la maquinaria industrial que existe hoy en día como las distintas edificaciones, son las que funcionaron hasta el cierre definitivo en 1979. Como es natural en estos casos la sustitución fue gradual y las modificaciones, reformas, construcciones nuevas y sustituciones, fueron moneda corriente en la vida del Establecimiento industrial, desde sus inicios. Conviven hoy edificaciones propias de la primera época de la Liebig´s: galpones de mampostería de ladrillos con cubiertas livianas de chapa de zinc o tejas, sobre estructuras de madera o hierro.

La gran transformación de la planta industrial cuando se ingresa a la era frigorífica en la década del 20´, dejó hasta el día de hoy la organización funcional de la misma (más moderna para la época) con la incorporación de edificios de planta nueva, túneles aéreos, y maquinaria en consecuencia. Esta nueva organización fabril, obligó la sustitución y demolición de antiguos sectores y la construcción de nuevos. Si bien esa transformación fue impresionante para aquellos días (costó que la fábrica estuviera parada por cerca de tres años), permitió re ingresar al mercado mundial de la carne con una capacidad de faena inusitada de 200 vacunos, 800 corderos y 600 capones por hora, haciendo en jornadas convencionales de 8hs, las escandalosas capacidades de faena de 1.600 vacunos, 6.400 corderos y 4.800 capones diarios. En esta transformación se construyeron a nuevo los edificios que permitirían aquella nueva capacidad de faena ofreciendo al mundo el nuevo producto que conquistaba las mesas europeas: “el chilled beef” ó carne enfriada. Esto implicaba un edificio de Cámaras Frías que se comienza a construir en 1921 y que fue inmediatamente ampliado por dos veces (en 1924 y 1926) y una Sala de Máquinas para los compresores de amoníaco.

Acompañaba este enorme depósito en frío la nueva Playa de Faenas con tres niveles diferenciados y el edificio de Grasería. Todos estos edificios de planta nueva se construyeron con la novedosa para la época estructura metálica, en algunos casos con recubrimiento de hormigón como en las Cámaras Frías, y losas de hormigón armado apoyadas en aquellas. Fueron sistemas mixtos con mampostería de ladrillos, pensados para enormes cargas de servicio. La estructura metálica fue importada de Inglaterra y se armaba como un gran “mecano”, luego se agregaban las losas de los entrepisos y el cierre de mampostería.

Pero en un grado mayor de profundización, y de conocimiento de los procesos industriales, el Sitio Patrimonial ofrece los medios para ello. Es así que en niveles más profundos de análisis se reconoce una complejidad mayor, propia de una fábrica de la escala que fue el Establecimiento Liebig´s Anglo durante más de 100 años de actividad. También en estos niveles no deja de sorprender el reconocimiento de las partes principales que explican, no ya los grandes procesos en general, sino el funcionamiento particular de cada una de las secciones y los departamentos de la fábrica, siendo muchas de ellas claros ejemplos de la tecnología de su época. Aquí se abren enormes posibilidades para la gestión futura del Sitio, de ofrecer áreas temáticas de investigación, estudio y didáctica para diferentes niveles de interés.

Es de destacar en este sentido por ejemplo el novedoso sistema para la época de generación y distribución de frío, a través de un complejo sistema frigorífico de convección natural. El Establecimiento industrial ingresa a la era frigorífica a través del Frigorífico Anglo del Uruguay S.A. El producto estrella que surgía era el “chiledbeef”. Carne enfriada pero sin congelar, eso permitía el mantenimiento de las propiedades de la carne fresca (sabor, color, aroma, propiedades nutricionales) por un período de tiempo que oscilaba entre los 20 y los 70 días.

También es muy interesante el sistema de producción de extracto de carne, y claramente visualizables hoy los procesos físicos a escala industrial de filtrado y evaporación del caldo que se realizaban. El sistema de generación de fuerza motriz y de energía eléctrica, a través de 6 calderas es también un punto de gran interés dentro del recinto fabril.

 

El Puerto y todas las instalaciones de embarque, importación y exportación, son sin lugar a dudas una de las infraestructuras más importantes del Establecimiento Industrial. La ubicación de la fábrica en la inflexión del Río Uruguay y en una zona de puerto natural, con fácil y rápida comunicación con el Océano Atlántico, fueron una de las ventajas comparativas del sitio para permitir el emplazamiento aquí de la Liebig´s en 1865.

 

Originalmente hubo un muelle y pronto se realizó otro (estos eran de madera, tenían una longitud aproximada a los 35m y eran perpendiculares a la costa), eso permitió utilizar el primero (ubicado río abajo) para las operaciones de importación (básicamente sal y carbón en el origen y luego fueloil) y el segundo (ubicado en el eje estructurador de la fábrica 1) era utilizado para las exportaciones.

 

Avanzados los años, se realizó la operación de unir ambos muelles mencionados, generando así un único muelle con una longitud de unos 210m aproximadamente. Con los años se fue equipando, se sustituyeron las antiguas grúas a vapor por otras dos Grúas más modernas marca Thomas Smith and Sons Ltda, con capacidad para 5 toneladas (que aún se conservan en su lugar), rieles en el piso para vagonetas y también se montaron instalaciones de vías aéreas para carga a 4 manos. Un incendio afectó seriamente el sector de unión del muelle, ubicado río abajo y nunca fue recuperado totalmente.

 

Este muelle, a raíz de los años de uso y de la recordada inundación del año 1959, fue seriamente afectado. Posteriormente era la intención del Anglo repararlo totalmente, pero fue sólo realizada una reparación parcial, quedando así hasta nuestros días, unos 50m de muelle, cuya estructura de madera fue encamisada de hormigón y realizada a nuevo la superestructura de hormigón. El resto del muelle sufrió el paso del tiempo y fue paulatinamente desafectado de servicio.

El muelle era complementado con otras instalaciones de apoyo en tierra. Tales eran el Depósito Fiscal junto a la salida de Cámaras Frías (desaparecido), un corredor cerrado con vías aéreas en pendiente y con un andén de carga simultánea para 3 camiones, para importación de reses (desaparecida), donde había también balanzas aéreas de accionamiento manual, y una Balanza de Control para camiones Marca “H. Pooley and Son” con capacidad para 17 toneladas, con una plataforma de 6.10m x 3.30m, que aún se conserva operativa.

theme by teslathemes
Menu Title